Follow by Email

4/14/2012

Londres (4) El museo Británico

Pues sí, el otro día estuve de museos, o más concretamente de museo, porque tal y como me habían advertido "solo con el museo británico ya tienes para un día entero". Y es verdad, aquello es realmente enorme e impresiona ya desde fuera.






Si es que impresiona hasta el vestíbulo.




Bueno claro que además del edificio en sí, también hay cosas en su interior. Joyería vikinga (yo tampoco sabía que los vikingos usaran joyas)




Armas vikingas (mira, esto ya se parece más a los alegres vikingos que todos conocemos y amamos, gracias sean dadas a Odín).


Un pie de... ¿coloso?




Barcas egipcias (yo no entiendo mucho de ciencia náutica, pero me da que las barcas de piedra no flotan demasiado bien).




El clásico sarcófago.




El clásico cuadro antiguo.




Que ya me puedo imaginar el diálogo.


-Cariño, creo que ese cuadro deberíamos quitarlo de la pared sur y ponerlo en la norte que tendrá más luz y se verá mejor.
-Pero tesoro, ese cuadro no es que esté en la pared sur, sino que es la maldita pared sur.
-Ya empezamos con las excusas.


En fin, nosotros a lo nuestro. En el museo también tienen una galería entera dedicada al Partenón.








Por cierto que tenían una placa que venía a decir algo así como que se podía discutir mucho a cerca de las razones que tuvieron los ingleses para llevarse tantas estatuas del Partenon, pero lo que estaba claro es que gracias a su acción se habían preservado esas obras de arte de la polución y el bandidaje.Sin comentarios.


Anda mira la piedra Roseta.




Y por último, en el museo también tenían una exposición de Japón.




Y es que todos sabemos que a mí todo ese rollo de las katanas y los samurais no me gustan nada, nada (guiño, guiño, codazo, codazo).


1 comentario:

carmen dijo...

Raúl gracias a tí por compartir tus esperiencias, es como estar contigo,