Follow by Email

12/27/2006

Venga vaaale.

No iba a hacerlo, que conste. Ya lo he hecho por email, por messenger, por telefono e incluso en persona. Así que no veía la necesidad de volver a hacerlo, pero... como todo el mundo lo está haciendo vía blog, pues nada, allá va...

¡FELICES FIESTAS!

Y como regalito navideño a todos los que han posteado por aquí...

12/21/2006

Las Urgencias

Dedicado a mi cuñada, con mucho cariño.

Era tarde, pero como de costumbre, los pacientes parecían acumularse siempre a última hora del día. Es gracioso, como puedes pasarte toda la mañana cruzada de brazos y como a partir de las siete de la tarde, la gente hace cola para aparecer por la puerta de tu consulta. Que si un hueso roto, que si un corte, que si una infección…

En diez años, no recuerdo haber cerrado nunca a mi hora, siempre aparecía una urgencia, siempre algo que no podía esperar a mañana pero, que tampoco era tan importante como para venir durante la hora de los culebrones sudamericanos o los programas de cotilleos. Es entonces, cuando dan importancia a esa cojera, esos mareos, al color de unas heces, que seguramente ya están mezcladas con sangre. Ahora sí que les corre prisa, no sea que se pierdan algo interesante en la tele, siempre con sus “Mire usted…”, “A ver si podría…”.

Pero a pesar de las ganas que tengo, de irme a casa y reunirme con mi familia, a pesar del cansancio, a pesar de que sé que podrían haber llegado mucho antes, jamás les digo que no, nunca les digo que está cerrado a mis pacientes, ya que se que en realidad no es culpa suya. Estoy segura de que a ellos les da igual las teleseries y los cotilleos de los famosos y de haber podido, hubieran venido a verme enseguida. No en vano soy veterinaria, y mis pacientes, son los animales, no sus dueños.

12/20/2006

El sonido

Suena el despertador, medio adormilado estiro un brazo y lo apago. Soy incapaz de abrir los ojos, apenas puedo moverme, lo único que deseo es darme media vuelta y seguir durmiendo. Soy consciente de que si no me levanto enseguida, volveré a quedarme dormido, pero tengo tanto sueño. Intento abrir los ojos, lo consigo durante medio segundo, pero se vuelven a cerrar.

Ras, ras, ras.

Un sonido, indeterminado pero al mismo tiempo familiar.

Ras, ras, ras.

El sonido no cesa, es rítmico.

Ras, ras, ras.

¿Qué demonios es ese ruido? Abro los ojos, ahora es imposible dormir, estoy totalmente despierto, alerta.

Ras, ras, ras.

Estoy seguro de haberlo oído antes, muchas veces, es un sonido conocido, que se genera muy cerca de mí.

Ras, ras, ras.

Poco a poco me voy haciendo consciente de mi entorno, la habitación en semipenumbra.

Ras, ras, ras.

Me quedo completamente helado, el sonido proviene de debajo de mis sábanas.

SILENCIO.

Ya no hay sonido, el silencio es atronador. Levanto despacio las sábanas, pero allí no hay nada. Enciendo las luces y no hay nada, excepto... unas pequeñas manchas oscuras, las examino más de cerca, son de sangre. Mi sangre.

Ahora ya sé cual ha sido el ruido que he oído antes. Eran mis propias uñas arrascando incesantemente mi piel, ras, ras, ras, ras. Tengo dermatitis atópica y me paso el día arrascándome con tanta saña, que normalmente acabo sangrando. Para mí es como respirar, nos pasamos el día entero respirando, pero casi nunca somos conscientes de ello.

Me dirijo al baño, dispuesto a empezar un nuevo día. Me detengo frente al espejo, y me miro, mientras pienso “demonios, estoy ganando peso, tengo que..”.

Ras, ras, ras.

12/19/2006

Una de cine

Veamos, que hace mucho que no me digno a escribir en este blog. Antes de volver a la desaforada carrera de los relatos cortos, necesito un poco de ayuda, porque hace poco fuí al cine, y aunque el título de la peli, los actores y el resto del público me querían convencer de que estaba viendo una cosa, yo estaba empeñado en que estaba viendo otra.

¿Cómo? ¿qué me explico peor que Ozores cuándo le daba el tabardillo lingüal? Bueno, vayamos por partes. El domingo pasado, decidí que ya estaba bien de vegetar en el sofá de casa, así que decidí irme a vegetar a la butaca de una sala de cine (que viene a ser lo mismo, pero costándote un pastón). Después de una rápida consulta a la cartelera, me decidí por una película que prometía una historia de aventuras, salpicada por unos impresionantes efectos especiales. Con increibles criaturas generadas por ordenador, un malo malísimo, explosiones, princesas en peligro... Vamos, lo que el cuerpo necesita.

Me acomodé en mi butaca y tras diez interminables minutos de anuncios y ningún trailer, empezó la proyección. Nada más empezar, te ponen en antecedentes, contándote un poco la historia anterior a los hechos que te narran en la película. La explicación, venía a ser más o menos la siguiente:

"Hace mucho tiempo, los guardianes de la paz y la justicia, velaban por el bienestar de la población y usaban sus poderes especiales, para ayudar a los débiles y desamparados. Pero con el tiempo se volvieron temerarios y arrogantes, hasta que fueron traicionados y exterminados por uno de ellos. Tras lo cual se proclamó un reinado de terror. Años más tarde, una valiente princesa, logra robar un valioso objeto, que las fuerzas del malvado rey, comandadas por un oscuro y malvado personaje, tratan de recuperar a toda costa".

Y es en este punto de la historia, cuando empieza la película. El lector habitual de este blog, que suele ser un friky de tomo y lomo, se lanzará diciendo, "Coñe Padawan, que pareces tonto, si esta película es..." pero esperaros un poco, no me degolleis todavía, que igual nos equivocamos. Así que sigamos contando la historia:

"La princesa, que se da cuenta de que está a punto de ser capturada, por su malvado perseguidor, hace llegar el objeto, a un anónimo granjero que vive con sus tíos y que obviamente no tiene ni idea de la que le ha caido encima. La princesa es capturada y torturada sin éxito, para que revele, donde a ido a para el objeto. Mientras tanto, el atribulado granjero, se encuentra con un viejo hermitaño, que decide ayudarle, pues en realidad es uno de los antiguos guardianes de la paz, de hecho es el único que sobrevivió a la purga y..."

Aquí es donde el lector del blog, vuelve a interrumpirme y dice, "Joer Padawan, insisto en que eres tonto, si esta película tiene un porrón de años y esta clarísimo que es..." Pero esperaros un poco y no os lanceis a la piscina, que igual no tiene agua. Bueno, yo sigo con la historia:

"Mientras nuestro granjero sigue conferenciando con el anciano guardián, los malos en su búsqueda del objeto, arrasan la granja, matándo al tío del muchacho, el cual llega demasiado tarde para ayudarlo. Así que no le queda otra, que irse con el hermitaño a rescatar a la susodicha princesa y de paso aceptar que le adiestre, para conventirle en un guardián de la paz y la justicia y aprender a usar el arma suprema de estos paladines y los poderes especiales que sólo estos sabían usar"

El lector de mi blog, me mira ya a estas alturas con cara de "¿ves? Te lo dije, esta peli es la de...". Bueno, yo sigo a lo mío:

"Después de un accidentado viaje, rescatarán a la princesa, con la ayuda de un aventurero de origen un tanto siniestro, pero que al final resultará ser un amiguete fiel. Durante el rescate, el Hermitaño y maestro, se enfrenta al oscuro esbirrro, del malvado rey y resulta muerto en la batalla. El resto del grupo, logra huir por los pelos, pero en su huida, guían a las fuerzas del mal, hasta la base de un grupo de rebeldes, al que pertenece la princesa, por lo que la ubicación secreta del refugio, queda expuesta al ataque de los malvados. Obviamente, nuestro protagonista, se presentará voluntario para ayudarlos y liquidar el terrible arma que han lanzado contra la exigua fortaleza. Esta es la excusa perfecta, para que nuestro granjero reconvertido a heroe, se enfrente al malvado esbirro del rey, en una épica batalla aérea que pasará a los anales del cine."

No os desvelaré si lo consigue o no, para no joderos el final, pero ya os podeis ir haciendo una idea. En fin, ahora sí. Me podeis decir ¿Qué pelicula vi el domingo? Porque yo he insistido hasta la saciedad, que estuve viendo: "Star Wars: Episodio IV: Una Nueva Esperanza", pero el cartel, los actores y el resto del público, me dicen que estuve viendo "Eragon".