Follow by Email

2/29/2016

¡Y.... cien!

Bueno, pues ya hemos llegado. Cien entradas en este blog, la verdad es que nunca pensé que llegaría tan lejos. La cosa empezó por julio de 2006 (casi diez añitos ya, que se dice pronto) y se ha prolongando a base de altibajos. Largos periodos de inactividad salpicados con breves estallidos de actividad creativa.

La cosa empezó, como un lugar donde publicar mis relatos, por aquella época tenía yo más tiempo y ganas para escribir. Con el tiempo se me fueron agotando ambas cosas. A partir de 2008, mis circunstancias personales y laborales fueron mutando y cada vez tenía menos deseos de empresarme y pasaron cuatro años en los que de hecho el blog fué totalmente olvidado.

Para cuando llegó el verano de 2011 mi vida se había convertido en una rutina tediosa. Lo había dejado con la novia, entre semana trabajaba una media de doce horas diarias y los fines de semana me los pasaba durmiendo. Solo alguna escapada ocasional con amigos y familiares me daba algún alivio.

Como sabréis los que me conoceis bien, fué ese verano cuando decidí dar un vuelco a mi vida. Dejé mi trabajo y me largué seis meses a Edimburgo con el fin de alejarme de todo y si había suerte de encontrar fortuna y gloria en tierras escocesas. Ahí fué cuando recordé que tenía un blog abandonado desde hacía mucho. El cual usé a modo de diario, donde contar mi viaje. Fué mucho lo que aprendí en esos meses y aunque no encontré trabajo en aquellas tierras, mi vida no volvió a ser la misma. Conocí a gente fantástica y lugares estupendos.

A mi vuelta tocó retornar a la normalidad, encontrar un nuevo trabajo, hacer cursos de formación, conocer nuevos amigos y reconectar con los antiguos. El blog se volvió entonces en una suerte de cajón desastre donde cabe de todo. Ora es un fotoblog, ora un lugar donde contar mis anecdotas... Quien sabe igual pronto me animo y vuelvo a escribir relatos.

No se cuanto tiempo seguiré con el blog, pero eso no es lo importante. Lo importante es seguir adelante y seguir sorprendiendome con las vueltas que da la vida (y si puede ser, contarlo a través de este blog).

Un saludo a todos y a todas. Y gracias por compartir el viaje conmigo.

2/15/2016

Big Culo Day 2016

¡Maldita sea! Se me ha ido completamente la cabeza, y me he olvidado de ese magno evento de internet que es el Big Culo Day (y también se me ha pasado por completo el estreno de la segunda temporada del Ministerio del Tiempo, pero esa es otra historia).

En fin, a ver como resarzo yo a los lectores de este blog, después de semejante metedura de pata. Tiene que ser un culo fantástico, que digo fantástico, tiene que ser maravilloso. A ver de donde saco yo unas posaderas tan maravillosas a estas alturas de la noche... Me pregunto si... Miss Marvel, ¿puedes echarme una mano? O mejor, puedes echarme tu... ya sabes...


Gracias, eres un sol. Y no te preocupes, tu retaguardia no se ve demasiado grande, está perfecta, como siempre.

Y claro, habrá que poner un culo masculino, que luego las lectoras me echan la bronca. ¿A quién puedo recurrir? Bueno, en caso de urgencia siempre podemos recurrir a el Mercenario Bocazas.


Gracias Deadpool, tú siempre dispuesto a dar la cara, o lo que haga falta.

Pd: Esta es la entrada número 99 de este blog. Próximamente, la entrada 100.
Pd2: Una vez más, perdón por la tardanza.

2/03/2016

Maquetar en el infierno

Cuando en una conversación surge el tema del trabajo y explico que soy informático, la gente que no tiene contacto con este mundillo, se hace una idea demasiado genérica sobre lo que consiste mi labor. Me ven como una persona que lo mismo programa la trayectoria de un satélite de la NASA, que te arregla la impresora. Y no les culpo, la verdad es que la informática se ha expandido tanto durante los últimos años, que es casi imposible abarcar todas sus especialidades.

Es muy normal, que un administrador de sistemas no tenga ni idea de como programar una aplicación movil y probablemente el programador de móviles no podría configurar un servidor ni aunque la vida le fuera en ello. Por eso no me molesto cuando la gente no entiende realmente a qué me dedico y me veo en conversaciones como esta:

Yo: Pues en realidad soy informático.
Persona que acabo de conocer: ¡Genial! Presisamente tengo un problema con mi microondas y...
Yo: Esteee, yo de eso no se nada.
Persona que acabo de conocer: Pero si el microondas tiene botones y una pantalla, eso seguro que tiene que ver con la informática, ¿no?
Yo: Pues no.
Persona que acabo de conocer:Ya veo, pero seguro que me puedes ayudar a configurar mi nueva impresora. Eso sí que es informática. Ahí te he pillado.
Yo (suspirando): A ver, yo programo páginas web (y aplicaciones para móviles). No me dedico a instalar periféricos, para eso están los...
Persona que acabo de conocer:¿Programador web? Precisamente me decía mi mujer que la conexión de la red me va lenta. ¿Crees que debería pasarme a la fibra óptica? ¿Es mejor la de Moviestrellao? ¿O la de Bluestel?
Yo: Señorllévamepronto...
Persona que acabo de conocer:  ¿Qué?
Yo: Nada. Esteeee... que tarde se me ha hecho. Me voy, que me he dejado servicio web fluzeando y si me descuido luego no me compilan las alcachofas.
Persona que acabo de conocer: ¡Borde!

Pero la cosa no acaba aquí, dentro de los programadores web, hay muchas subespecies. Pero principalmente la cosa se divide entre los que programan el Front (la parte que ve el usuario, las fotos, los botones sobre los que hacer click en el ratón, los textos...) y los que programan el Back (todo ese código que no se ve, pero que sirve para que los datos de la web se actualicen en tiempo real, y que hacen que la web no se cuelgue y demás).

Yo he trabajado en ambos frentes, pero ahora mismo estoy en el Front, concretamente soy maquetador web. Es decir, a mí me pasan un diseño, normalmente varias imagenes de como tiene que ser el aspecto de la web y yo traduzco eso a código que el Exploter, el Zorro de Fuego y los demás navegadores web pueden interpretar, para mostrar al usuario una página web (así que no señora, no le puedo arreglar el microondas, ni la impresora).

Hace un par de semanas empecé a trabajar en una nueva empresa, a la que para mantenerla en el anonimato llamaremos "El Lado Oscuro TM". Debido a que los clientes habituales de esta empresa, tienen, por decirlo de algún modo, cierta tendencia a permanecer en las sombras. Las páginas web que realizamos tienen ciertos requerimientos especiales, que las webs normales no tienen (como por ejemplo un sistema para que no se cuele publicidad del "Lado Luminoso TM") y eso exige un cierto esfuerzo extra por parte del maquetador (ese soy yo). Y Lord Vader mi jefe, ya me ha explicado que el precio del fracaso es elevado (ya sabemos como se las gastan los Sith).

El mismo día de incorporarme a "El Lado Oscuro TM", además de chuparme dos rituales de iniciación en las Artes Oscuras, quiero decir, dos reuniones de proyecto (no hay nada como empezar fuerte el primer día), me llevaron a conocer al Emperador, digooo al Director de la empresa, quien me soltó el siguiente discurso motivacional:

El Emperador Director: Maquetar para nosotros será un duro reto para tí. No sabrás lo que es maquetar de verdad, lo que es maquetar en el infierno, hasta que uno de nuestros usuarios "especiales" te grite "¡Tu diseño es una mierda!". Así que más te vale hacerlo bien.
Yo: Lo intentaré, Excelencia.
El Emperador Director: Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes. Y recuerda, aquí no es necesario llevar corbata, pero si que tenemos que llevar todos túnicas sith camisas iguales. Y cuando digo iguales, quiero decir ¡iguales a la mía!
Yo: ¡Señor, sí señor!

Y ahí estoy, maquetando a muerte en el infierno. De momento no me ha gritado nadie, así que me lo tomo como un éxito.

Seguiremos informando, si el Emperador quiere y Lord Vader no me defenestra antes.

PD: Gracias a mi padre, por la idea de "El Lado Oscuro TM".
PD2: A mis futuros usuarios, solo quiero decirles que tienen mi respeto y admiración, no es nada fácil vivir en "El Lado Oscuro TM" (los Jedi, son unos nenazas).