Follow by Email

1/25/2012

Séptimo día: Restaurantes, montañas y academias

Hoy me he levantado tempranito (como todos los días desde que estoy aquí, a ver que vais a pensar, que os conozco) y me he ido a la oficina del INEM y como de costumbre me he puesto a explorar las ofertas de empleo. Hoy la cosa estaba bastante flojilla, pero al final he conseguido sacar un par de ofertas. Una de limpiador de habitaciones (una vez me pedían excelentes dotes como comunicador, supongo que para hablar con las pelusas y las manchas porque sino, no lo entiendo) y otra como instalador de baterías eléctricas. "¿Y que sabes tú de instalar baterías? -os preguntaréis sagazmente". Pues nada en absoluto, pero para una oferta de empleo que encuentro en la que no me piden ni referencias, ni experiencia previa de al menos dos años en un puesto similar, ni siquiera excelentes dotes de comunicador... Pues me he dicho, "adelante elefante" y he mandado el curriculum. Además el trabajo tiene dos alicientes, primero, ellos te proporcionan todo el adiestramiento necesario (que supongo que incluirá instalación, mantenimiento y desinstalación de baterías y un cursillo intensivo de dotes comunicativas, que bien sabe Crom que falta me hace). Y segundo, que no se limita al término de Edimburgo, sino que viajaría por toda Inglaterra poniendo y quitando baterías. Viajes a cargo de la empresa, por supuesto.

Después de ver las ofertas, del INEM, vuelta al hotel y a navegar por internet, me recorro todas las webs de ofertas de empleo de Edimburgo. Mando mi curriculum a un par de ofertas una de limpiador de ventanas y otra para Geronimo's Pizza (el nombre de esta empresa no es el auténtico, pero daré un minipunto al primero que pille la referencia friki) y chequeo mi correo por si alguna empresa ha decidido responderme. Nada, un par de respuestas automáticas del tipo: "Hemos recibido su curriculum, pronto nos pondremos en contacto con usted (o no), gracias por su interés...". Vamos, que se huele a la legua que es una respuesta estándar generada automáticamente y que la recibes si o si, aunque tu curriculum acabe en la papelera. De todas formas, a mí me hace ilusión recibir estas respuestas, porque eso al menos implica que mi correo ha llegado a destino (si es que, se me hace feliz con tan poca cosa) :-)

Terminado el proceso, me doy cuenta de que aún son las diez de la mañana (ya os había dicho que yo madrugo). No pasa nada, aún puedo hacer muchas cosas, cojo la mochila llena de curriculum y ala a patear Edimburgo, hoy me dedico a los restaurantes. Empiezo a caminar y restaurante, bar o pub que veo, allí voy yo con mi curriculum. Aquí hay tres posibilidades:


Posibilidad 1: Los que cojen el curriculum sin más.

Yo: Buenos días nos de Tutatis.

Camarero: Buenas, ¿le pongo un sandwich, un bocadillo, un wrap... -me mira, se da cuenta de que no soy escocés- o una ensalada?

Yo: No mira, que me preguntaba si te puedo dejar mi curriculum, que estoy buscando curro y...

Camarero: Sin problemas.

Yo: Vaya, pues muchas gracias (le doy el curriculum).

Camarero: Gracias a tí, majo.


Rápido, directo y al grano.


Posibilidad 2: Los "que sí, pero no, pero ya ves".


Yo: Buenos días nos de Mitra.

Camarera: ¿Qué?

Yo: Que buenos días, que mira que estoy buscando curro y que si te puedo dejar el currículum.

Camarera: Es que esto es un bar, no una oficina de empleo.

Yo: Eso lo había deducido yo solito, por los vasos, las botellas de alcohol y demás (aunque bien pensado, si las oficinas de empleo tuvieran todo esto, las entrevistas de trabajo serían más fluidas). En fin, ¿te puedo dejar el curriculum?

Camarera: Es que ahora no estamos buscando personal.

Yo: Ya, pero habrá que pensar en el futuro, ¿no?

Camarera: Es que mi jefa no está ahora.

Yo: Bueno, pues yo te doy el curriculum y cuando pase por aquí, pues se lo das.

Camarera (buscando una excusa desesperadamente): Mmmm, ammm. Mierda, venga vale.


No me cabe duda de que nada más salir por la puerta el curriculum va a la basura, pero se lo ha quedado, que es lo que a mí me interesaba. También hay que decir, que no siempre consigo que se lo queden, que en un Starchafs, la jefa de personal me soltó una parrafada (yo no se si en inglés, polaco o gaélico) de la que lo único que saqué en claro es que ya me podía largar con viento fresco.


Tercera posibilidad: Los que no se quedan tu curriculum ni aunque les amenaces con pistola.


Yo: Buenas.

Encargado: Buenas.

Yo: Hola mira que vengo a ver si puedo dejarte mi curriculum.

Encargado: No.

Yo: ¡Pero si tenéis un cartel en la puerta que dice que buscáis personal!

Encargado: Mrrpfff, a ver ese curriculum.

Yo: Toma majo.

Encargado: Un momento, y tus referencias.

Yo: No tengo.

Encargado: Pues lo siento, son imprescindibles al menos dos referencias y al menos otros tantos años de experiencia en un puesto similar.

Yo: Pero si en el cartel dice que necesitas a alguien para recoger y lavar los vasos. ¿De verdad crees que necesito referencias y experiencia para eso?

Encargado: Por supuesto. Y tú no las tienes.

Yo:¿ Te vale un papelito firmado por mi madre, que certifique que se lavar vasos? (a mano y a máquina cuidao, que yo soy muy polivalente y lo mismo le doy al scoch brite ese que al lavavajillas.

Encargado: Nanai

Yo: Andayquetezurzan.

Encargao: ¿Cómo dices?

Yo: Nada, nada. Que adiós muy buenas.

Total, que como diría el bueno de Forrest Gump "Los bares son como los bombones, nunca sabes cuando te va a tocar el encargado de almendras (amargas)".


El caso es que cuando ya llevo un par de horas bar para arriba, restaurante para abajo, paso por delante del parlamento escocés y me doy cuenta de que he vuelto a meter la pata. Si ayer tuve que retractarme y decir que donde dije aquello de "Aquí no hay playa", resulta que sí la había, resulta que me doy cuenta que cuando dije el domingo, aquello de "Y claro, ¿qué haces un día en que el viento no para de soplar? Pues te subes al lugar más alto de la ciudad para disfrutar de la brisa" (Canton Hill), pues resulta que no, que el sitio más alto está en Hollirood Park.



Total, que como ya estoy harto de hablar con camareros, me vuelvo para el hotel, dejo los curriculums, la ropa pija y demás. Me pongo ropa de batalla, meto provisiones en la mochila y la banda sonora del Señor de los Pardillos en el iChof. Y ale, al monte como las cabras.



Hay un caminito que sube y unos cuantos turistas que resoplamos como búfalos. La subida no es difícil, pero si empinada. Cuando estoy a medio camino de la cima, se acaba el camino bueno y empieza eso que se podría definir como "sendero para cabras montesas". Decido que, ya que he llegado hasta aquí, vamos a seguir. Así que empiezo a ascender, al cabo de un rato, un cuervo, se para a mi lado.


Cuervo: Oiga, para ir a Invernalia, que llevo un mensaje para un tal Eddar Stark.

Yo: Pues no se oiga, pero seguramente es más al norte. De todas formas, por la rasca que hace, no creo que esté muy lejos.

Cuervo: Ya, el norte, vale ¿y eso por donde queda?

Yo: ¿No es usted un cuervo mensajero? Debería saber orientarse, ¿no?

Cuervo: Claro, - me responde algo irritado mientras mira el grueso manto de nubes que nos cubre- pero es que yo me oriento por el sol, ¿sabe?

Yo: Bueno, pues según la brújula digital del iChof, el norte está por ahí.

Cuervo: Pues nada, muchas gracias.

Yo: A mandar.




Total que sigo mi camino y... oye porque me miráis así, os juro que no me lo estoy inventando, que el cuervo hablaba y además en castellano y todo.... Que no, que no había tomado cerveza. En fin, dejad que siga con mi historia.

Sigo la ascensión y me voy encontrando con grupitos de turistas, que entre risitas flojas se afanan en no darse una costalada. Yo voy pasito a pasito y aunque los últimos cien metros no hay sendero ni nada y el viento sopla como si le pagaran por ello, consigo llegar hasta arriba. En seguida una amable pareja me saluda con un “Welcome to the top” o lo que viene siendo “Bienvenido a la cima”.

Les doy las gracias y en seguida el chico se ofrece a hacerme una foto, con mi telefono para inmortalizar el momento, normalmente me hubiera tenido que arrancar el iChof de mis frías manos muertas, pero como aquí no hay por donde escapar, le digo que sí, que muchas gracias. Me hace la foto y recupero mi teléfono.



Un grupo de japonesas está a punto de ser barridas por el viento y de ser convertidas en cometas humanas vivientes, afortunadamente la cosa queda en un susto. Yo gracias a mí... ejem... centro de gravedad bajo... ejem... no tengo tantos problemas.

Cuando ya llevo cinco minutos allí, decido que ya es hora de volver, más que nada porque las vistas serán impresionantes, pero yo me estoy congelando.

El descenso es un poco más durillo que la subida, pero tras ponerme de barro hasta las orejas, he ido bajando sin mayores incidentes. Durante el camino, he preguntado a unos viandantes que si había cogido bien el camino hacia Mordor y si habían visto a cuatro hobbits. No han pillado el chiste, se pensaban que iba camino a London, en busca de un hobie.

Tras el palizón he llegado al hotel. Ducha, comida y un poquito de relax. Luego me he ido a unas academias de idiomas, que afortunadamente no estaban lejos del hotel y además estaban próximas unas de otras y menos mal, porque a esas alturas ya tengo los pies como berenjenas. Les he preguntado que si buscaban un profe de español y la cosa ha ido más o menos como con los bares, unas muy bien y otras no tanto.

En fin, ahora estoy descansando en el hotel y a punto de planchar la oreja.

Saludos para todos y gracias especialmente a todos los que me habéis mandado un correo o habéis puesto algún coment en el blog.

Seguiremos informando.

3 comentarios:

Juan M. Victoria AKA ErGoN dijo...

Un par de cosas tip Matt:

a) En la proxima enterevista suelta un ¡¡¡Cuiaicoooo conmigooooo ehhh!!! ¡¡cuiaico!!! ya veras como se lo piensan antes de negarse ,)
b) Dime que te dormiste durante la ascension por el frio o la falta de oxigeno.... porque como hayas hablado (en castellano) con un cuervo yo me voy forjando una espada y bucando un maestre

¡Salud!

Unknown dijo...

Jaaaaaaahahajaja eres un artista!!

la gente me mira raro en el metro porque voy riéndome yo sola como las locas.

y la próxima vez dile al cuervo que pose mejor :-)

DarkCrow dijo...

Ofendido me hayo!
Mira que no reconocerme y no darme las indicaciones buenas?!?!!?
Hasta el muro que tuve que ir!!!