Follow by Email

1/24/2012

Cuarto y quinto día: Apatrullando la ciudad

Saludos, hoy toca post doble, ayer no escribí en el blog porque era domingo y tengo derecho a un descansito. Bueno, ayer me dediqué a hacer turismo por la ciudad, hizo un día muy soleado, pero con mucho viento, así que hizo bastante frío. Y claro, ¿qué haces un día en que el viento no para de soplar? Pues te subes al lugar más alto de la ciudad para disfrutar de la brisa.



Dicho y hecho, metí unas cuantas provisiones en la mochila y me fuí a Calton Hill, una bonita colina desde la cual se puede divisar prácticamente toda la ciudad. Calton Hill tiene unos cuantos monumentos a personajes famosos, como por ejemplo el monumento a Nelson, el famoso general de la batalla de Trafalgar. Un monumento un poco raro, que un grupo de turistas italianos, bautizaron sobre la marcha como “Il partenone” o algo así.



Y por extraño que pueda parecer, el observatorio de la ciudad. Ni idea de porque habrán pensado que era un buen sitio para ponerlo. ;-)




La verdad es que las vistas merecen la pena, pero lo más interesante era la gente que andaba por allí, además del grupo de italianos, estaban los sempiternos japoneses con sus cámaras de vídeo, escoceses paseando a sus perros en un absoluto caos (cada vez que alguien lanzaba la clásica pelotita para que su perro se la recogiera, salían zumbando todos los perros de la zona, con la subsiguiente bronca de perros y dueños). Pero los que se llevaron la palma fueron una graciosa pareja (de nacionalidad desconocida), que subieron hasta allí, ella disfrazada de vaca y él de tigre. No se si es que habían perdido una apuesta o que misterioso propósito les llevó hasta allí arriba de semejante guisa y tampoco me atreví a hacerles una foto, en cuanto vieron que aquello estaba lleno de gente, extendieron una esterilla en el suelo y allí se quedaron sin hacer nada interesante, así que seguí con lo mío.

Cuando me cansé de la montaña, decidí optar por lo contrario y me fuí en busca del mar (si es que en Edimburgo tenemos de todo). Tras darme un buen pateo, llegué al puerto. Aquí no hay playa (que diría la canción), así que tienes el puerto o el acantilado. Después de todo el día caminando, no tenía fuerzas para subirme a un acantilado, así que me conformé con entrar en un centro comercial que estaba por allí. Tras un rato de pasear por allí, entré en una tienda de ropa, donde aproveché para comprarme dos pares de chinos (que en contra de lo que yo pensaba, no eran unos tipos bajitos y de ojos rasgados, sino unos pantalones). Y claro aquí es donde entras en esa peligrosa dinámica, ya que tengo pantalones elegantes, necesito un cinturón elegante (no eso cutre que uso para los vaqueros), hala cinturón para la saca y entonces necesitaré unos zapatos y... ¡Para el carro! ¡Los pantalones, el cinturón y tira para el hotel manorota!

De camino a la salida, me para una vendedora de cremas. Y como hay que socializar, pues me dejo querer.


Vendedora: ¡Hola figura! Siéntate aquí un momentito. Mira esto son unas sales del jhfkdjhfkd (batiburrillo incomprensible).

Yo: ¿Lo cualo?

Vendedora: khdkshdkjshkdj (más inteligible aún – se me queda mirando) ¿De dónde eres?

Yo: De España.

Vendedora: “Que digo, que son sales de la mar muerta” (dicho en un pachurreante español).

Yo: Coñe, si hablas cristiano.

Vendedora: Una poquita.

(todo el diálogo que sigue es una mezcla de español e inglés)

Yo: Bueno a ver, y este mejunje para que vale.

Vendedora: Esto te deja el cutis hidratado como el culito de un niño y unas manos suaves en sólo un par de aplicaciones y... (me mira las manos) claro que a veces hay que insistir en el tratamiento, porque hay pieles muy secas (“madre mía este tío no ha usado una crema en su vida”). Mira prueba un poquito de esto.

Yo: Vaaale. Todo sea por socializar y practicar la lengua de la pérfida Albión.

Vendedora: ¿Albique?

Yo: Albaricoque, digo que huele a albaricoque.

Vendedora: Que va, si es mango.

Yo: Lo que me faltaba.

Vendedora: ¿Lo cualo?

Yo: Dejemosló. ¿Cuanto dices que cuesta esto?

Vendedora: Chorrocientas libras (me vuelve a mirar las manos, que han absorbido toda la crema y se han quedado tal cual) pero por ser tú, te lo dejo en la mitad de precio (“que falta te hace hijo”).

Yo: Bueno, mira me lo pienso y si eso ya yo...

Vendedora: Claro, claro te lo piensas, ale con Dios.


La verdad es que me dió pena no comprarle nada, al fin y al cabo la chica se lo había currado de lo lindo.

En fin, después de eso vuelta al hotel y a preparar las cosas para el día siguiente.

Lunes: Taitantas de la mañana, suena el despertador, me ducho y me visto de pijín. Pantalones y cinturón de las rebajas, camisa, zapatitos, gabardina y bufanda. En seguida me doy cuenta de que me voy a morir de frío, la gabardina no abriga apenas, así que debajo de la camisa me pongo una camiseta normal y otra térmica. Esto ya está mejor, tengo más capas que la Liga de la Justicia, pero no pasa nada, apenas se nota.

Salgo a la calle y me doy cuenta de que igual que ayer va a hacer un día de pleno sol y con la mitad de viento que ayer, cuando termino de subir la cuesta que hay entre mi hotel y Princess Street (unos diez minutos andando) ya estoy sudando. La primera parada es el equivalente del INEM escocés.


Yo: A las buenas, que vengo en busca de trabajo.

Encargado: Perfecto, ¿Y?

Yo: Que si le dejo el curriculum o quiere entrevistarme primero para ver mis habilidades.

Encargado: Mira majete, yo estoy aquí para abrir la puerta. Allí al fondo tienes unas pantallas táctiles donde puedes visualizar todas las ofertas, además tienen unas impresoras incorporadas, para que puedas imprimir los datos relevantes y ahí en ese extremo tienes unas cabinas telefónicas gratuitas, para que puedas llamar a los números de contacto de los empleadores sin que te cueste ni una libra. ¿Ok?

Yo: Estooo, lo tienen todo pensado, ¿no?

Encargado: Más bien sí.

Yo: Y digo yo, ¿qué hay que hacer para conseguir un curro como el suyo? Por que tiene pinta de ser un chollo.

Encargado mosqueado: Anda tira para el fondo.


Tras una hora de búsqueda intensiva, me doy cuenta de que la mayoría de las ofertas no tienen teléfono de contacto sino email, así que me imprimo todas las ofertas interesantes, para cuando vuelva al hotel empezar a mandar correos a diestro y siniestro. Como encuentro un par de ofertas con teléfono, decido llamar desde allí mismo y así voy practicando el idioma.


La primera llamada, me la contesta una amable señora:


Ella: Hello there (que es como saluda aquí todo el mundo).

Yo: A las buenas señora, que llamo por lo de la oferta de empleo, me refiero a...

Ella: Ok, dime tu nombre.

Yo: Estooo, ¿no necesita saber a que oferta me refiero?

Ella: No, dame tu nombre.

Yo: Raúl Ajenjo.

Ella: Esteee, ¿me lo deletrea?

Yo: De mil amores.

Ella: ¿Cómo?

Yo: AR-EY-YU-EL-EY-YI-I-EN-YI-OU (los ingleses pronuncian las letras muy raro)

Ella: Vaaale. Ahora el email.

Yo: rajenjog@gmail.com

Ella: ¿Me lo deletrea por favor?

Yo: AR-EY-YU-EL-EY-YI-I-EN-YI-OU-YAI..... (¿cómo diantres se dice arroba en inglés??)... mmm arrobagmailpuntocom (a ver si cuela)

Ella: Ok.

Yo: Pfffff (ha colado).

Ella: Pues nada, ya te envio un email si eso. (a estas horas las diez de la noche, aún estoy esperando el correo, si alguien sabe como se dice arroba en inglés que me lo diga, por favor).


La segunda llamada no fué mejor.


Yo: Nos días, que llamo por lo de la oferta de trabajo. ¿Quiere que le deletree mi email?

Tipo borde: No, no, no. Digame la referencia de la oferta de empleo.

Yo: EEDHJ/121278.

Tipo borde y cabreado: jdhsjkhdkjkjdjkhsdjkh (incomprensible)

Yo: Disculpe le importaría repetir.

Tipo: hjhkhjkjhjk. Pffff. Que me la deletrees.

Yo: I-I-DI-EICH... (ruido de línea) Estooo, ¿oiga sigue ahí? Pues no me ha colgado el muy jkdjfkjdjkf (insulto muy comprensible).


Pues estamos apañaos. Me voy del INEN y voy a la caza de las ETT's o como aquí las llaman “agencias de reclutamiento” (con ese nombre no las tengo todas conmigo, estos son capaces de ponerme un uniforme y mandarme a afganistan como sargento de cocinas).

La cosa ha sido bastante rara.


Primera agencia:


Yo: A las buenas que vengo en busca de un trabajo, aquí tengo mi curriculum y...

Chiquita de recepción: Para el carro moreno. ¿Tienes al menos dos años de experiencia en secretaría?

Yo: Disculpa, pero yo vengo a pedir trabajo como infor...

Chiquita de recepción: Que si, que me parece muy bien, pero aquí o tienes experiencia como secretaria o nada.

Yo: Pero si es que yo no vengo a pedir curro de secretaria, que la falda aunque sea escosa no me queda bien, yo vengo a pedir curro de...

Chiquita: O sea que no tienes experiencia.

Yo: De secretaria no, pero oye que yo aprendo rápido y si hay que ponerse falda, pues mejor que sea en Escocia, que ya estáis acostumbrados.

Chiquita de recepción: Pues lo siento, pero sin experiencia no hay nada que hacer.


Pim, pam, pum. En menos de un minuto, noqueado y a la lona. Ni Rocky Balboa lo hubiera hecho mejor.


Me voy dando tumbos a la siguiente agencia, a ver si hay más suerte.


Segunda agencia:


Yo: A las buenas, no quiero ser secretaria.

Encargada: ¿Pero que dice usted?

Yo: Nada, nada, cosas mías. Que digo que vengo a buscar trabajo.

Encargada: Perfecto, ¿trae el curriculum?

Yo: Por fin, una profesional.

Encargada: ¿Qué?

Yo: Nada, no me haga caso. Tenga el curriculum.

Encargada: Perfecto, ¿qué tipo de curro buscas?

Yo: Principalmente de informático o de maestro, que es en lo que tengo experiencia.

Encargada: De maestro nada hasta que mejores tu inglés, pero para hacer de informático, que lo único que hacéis es estar sentados todo el día delante del ordenador y bebiendo coca-cola, tu inglés es más que suficiente.

Yo: ¿Cómo dices?

Encargada: Nada no me haga caso. Mmmm, el curro de informático lo quieres aquí o en Glasgow.

Yo: Pues ya que estoy en Edinburgo, lo suyo es que trabaje en Edimburgo, vamos digo yo.

Encargada: Lástima, porque de informático aquí hay poca cosa, sin embargo en Glasgow...

Yo: Si hay que ir a Glasgow, se va y si hay que ir al Lago Ness, pues lo mismo oiga.

Encargada: Vale, vale, ya le llamaremos.


Tercera agencia:


Yo: A las guenas que vengo...

Recepcionista: A por trabajo, como todos.

Yo: Usted es un lince, ¿eh?

Recepcionista: No, soy acuario. Pero vamos al lío, ¿tiene el curriculum?

Yo: Ahí lo tiene.

Recepcionista (mirando atentamente el curriculum): Aham, además de maestro e informático ¿tiene experiencia en otra cosa?

Yo: No, lo siento, no soy secretaria.

Recepcionista: Lastima, en ese caso no podemos ayudarle.

Yo: ¿Le valen dos veranos como socorrista?

Recepcionista: Va a ser que no.

Yo: Bueno, quedaté el curriculum, por si en el futuro...

Recepcionista: Lo siento en esta agencia no llevamos ofertas de informática, magisterio o socorrismo.


Cuarta agencia:


Yo: A las buenas que vengo buscando curro de informático o de maestro o de socorrista, pero no de secretaria, ¿estamos?

Mujer tras el mostrador: ¿Tiene dirección de email?

Yo: Claro.

Mujer tras el mostrador: ¿Y conexión a internet?

Yo: Pues la del hotel, ¿por qué lo pregunta?

Mujer tras el mostrador: Pues hale, me envía el curriculum por mail a esta dirección.

Yo: Y no es más fácil si se lo doy en mano ahora mismo.

Mujer tras el mostrador: Noooooo, yo no toco nada en papel. Me lo manda por correo y listo.

Será alguna alergia al papel, en fin, sin comentarios.


Después de eso la cosa ha ido más fluida. Me he ido al ayuntamiento a preguntar por los cursos de inglés para extranjeros y me han dado una cita para evaluar mi nivel para el 9 de febrero. Supongo, que pensarán que para entonces ya me habré rendido y vuelto para mi casa, no saben estos con quien se juegan los cuartos (digooo los peniques).

El resto de la tarde mandando me lo he pasado mandando curriculums y viendo pisos por internet. La cosa está chunga, la mejor oferta que he visto, es compartir casa con 5 estudiantes veinteañeros por 380 Libras al mes. Para ser 6 viviendo en una misma casa 380 libras me parece un pastón, pero bueno, ya veremos.

En fin, seguiremos informando.

4 comentarios:

Alberto dijo...

Y después dicen que la vida del turista es fácil, Torrente, se te va quedar un cuerpo que ni el David de Miguel Angel.

Cuidado con el trabajo de Secretari@, que omiten lo de para todo, y al final hay que ... muunnn ;-).

Según dice la World Wide Web arroba se dice (at) y punto (dot), imagino que ya lo habrás buscado.

Un abrazo

Montalban, L. dijo...

Hola!
Soy Luz Montalbán y le he echado un vistazo a tu página. He visto que igual te interesaría aumentar las visitas, y por ello, si te parece bien, podemos colaborar.
Si te interesa escríbeme y te doy más detalles de la propuesta ok?
Un saludito!
Luz Montalbán
luzmontalban@gmail.com
http://es.linkedin.com/in/luzmontalban
@LuzMontalban

Ronin, Er Padawan dijo...

Gracias Alberto, ya me habían soplado por ahí lo de la arroba y el punto, pero gracias de todas formas.
La verdad es que con tanto caminar, me voy a poner un cuerpo danone. :)

Carlos dijo...

Prueba de camarero sino...

jeje es broma

un abrazo primo! ;)